sábado, 20 de febrero de 2016

DOS MESES SIN GOBIERNO Y NO NOS HA PASADO NA

Pese a que se empeñan en decir que es una hecatombe el que España no tenga un gobierno estable, mi percepción en estos dos meses en que los políticos que gobiernan nuestro país están " en funciones" es que debido a que no pueden meter la pata y se tienen que moderar en lo que hacen todo funciona mucho mejor: los jueces y fiscales trabajan sin presiones, no se sacan leyes que impidan que los cientos ( o miles) de políticos corruptos que nos gobiernan caigan directos a la cárcel como mosca, Bankia va a pagar a los accionistas de calle sin juicio y los ya empezados van a terminar con un acuerdo de pago, los profesionales libres no temblamos por otra nueva y absurda ley de competencia, etc, etc....vamos que España va bien.
A parte de esto yo veo muy negro el que se pongan de acuerdo en algo para gobernar,  sobre todo cuando los acuerdos que proponen rozan lo esperpéntico ( derechas acostándose con izquierdas, izquierdas que quieren controlar a los jueces.....) y más cuando en ellos no se trata nada de lo que nos afecta a los simples mortales, con lo cual con un poco de suerte esta situación nos dura medio año más y el país a funcionar como la seda.

Ni que decir tiene que no confío en casi ninguno de los políticos de la nueva camada, me parecen como sacados de un cómic, superhéroes políticos que intentan salvar a un país llamado ............ como sea,  que nada tiene que ver con España, unos desastres, con lo cual disfrutemos mientras dure del pequeño vacío de poder que nos envuelve ahora.
La muestra la tenemos en Bélgica, estuvo más de año y medio sin gobierno y no fueron a peor e incluso algunas cosas mejoraron notablemente, ¿sirven actualmente la política y los políticos para algo?,  en España , que es lo que conozco, sí, para que se llenen los bolsillos los políticos ( no todos pero sí una mayoría cualificada) y sobre todo sirve para jodernos a los ciudadanos o dejar que otros nos jodan.

Como es sábado vamos relajarnos, a dejar a un lado a los políticos y a escuchar un poco de música. A bailar!

martes, 9 de febrero de 2016

CUIDADO!, SAN VALENTIN ACECHA

No sé por qué este año me estoy fijando más en la invasión romántica del Día de Los Enamorados. Es mirar a cualquier escaparate y todo está lleno de millones de tipos de corazones, y cuando digo millones no exagero: guirnaldas de corazoncitos, corazones que abrazan, corazones tuneados, corazones gordos, corazones flacos, corazones rojos, corazones a rayas, corazones víscera con sonrisa...., y por supuesto colocados en cualquier tipo de tienda, hasta los he viso en la pajarería, como si todos los tenderos , pasada la cuesta de enero, invocaran a golpe, o mejor dicho , latido de corazón que la gente compre lo que sea para que puedan seguir viviendo.

Y por supuesto, la oferta es casi tan grande como la variedad cardiaca.

Yo me voy a quedar con un regalo escogido de entre todo lo que he visto y leído estos días , y no es que lo quiera para mi , si no que la perplejidad de que eso exista va a dar lugar a su mención en el blog. Resulta que he leído un artículo sobre juguetes eróticos para regalar en San Valentín, por que sí, mucho amor y todo lo que se quiera pero un buen revolcón se pone al amor por montera.
Hay por ahí un artilugio que lo publicitan como " el primer juguete erótico que puede dejarte embarazada" ( juro por Snoopy que todo es cierto). Se trata de un aparato que puede eyacular diferentes sustancias, incluido el semen y que  hace que sea sexy y divertido insuflarte en tus bajos un danone caducado, por ejemplo. Chicas, mujeres del mundo, no dejéis pasar esta oportunidad que nos brinda San Valentín de haceos con este portento de la ingeniería sexual,  a mi me hace una ilu tremenda tanto quedarme embarazada como rebosar yogur.
Y digo yo, si esto es verdad ¿cuanta gente pirada nos rodea????.

¡Cuidadín San Valentín con las guarradas que este año caes en Cuaresma!

Dejo las locuras de desocupados y me centro en lo mío y elijo para esperar a San Valentín o para verlo pasar de lejos, me da igual,  a Robert Palmer. Tampoco puedo pedirme a mi misma ser más romántica de lo que soy, que es nada.