domingo, 30 de enero de 2011

ELEGIR UN NOMBRE

Me llamo María Encarnación , María por que en la época de Franco si no se daba a todo una connotación lo suficientemente religiosa no era bueno y que más religioso que llamarse como la madre de Jesús, de ahí que casi todas las mujeres de mi edad, año arriba o año abajo, llevemos el María delante o detrás de nuestro verdadero nombre, como un adosado que en realidad poco importa. Encarnación es por que mi abuela materna se llamaba así y cuando nací, pese a que me "tocaba" llamarme Dolores, bueno, María Dolores como mi madre, mi abuela se puso enferma y mi madre decidió que para perdurar el nombre de la suya, por si le pasaba algo a la mujer, pues me lo encasquetaban a mi, y digo encasquetaban por que hay que tener valor para llamar a una criatura recién nacida ENCARNACIÓN con lo que significa esa palabra....o Dolores, Ascensión, Angustias, Remedios, Desamparados....todos ellos nombres horrorosos pero supercristianos.
No me gusta mi nombre, una se acostumbra pero no me gusta, claro está que el nombre con más o menos acierto no se encarga de elegirlo uno, a no ser que te hagas artista y te lo cambies.

Es raro tener que elegir un nombre yo siempre he pensado que el nombre tiene que diferenciarte de los demás, que eso de llamarse como el padre ,el abuelo, el tatarabuelo es un rollo por que luego, cuando esto ocurre, siempre tienes que estar especificando con quien quieres hablar o a quien quieres ver y no me gusta mucho.
Cuando estaba embarazada de Julia a su padre y a mi no se nos ocurría nada, casi todos los nombre tenían cara y era difícil que nos gustaran para ella. Cuando ya estaba de 8 meses y la cosa apremiaba se nos ocurrió Julia, yo soy una enamorada del poema de Goytisolo...y de la Julia de Verano Azul y así el cuerpecillo enclenque de un bebé que tardó casi un día entero en nacer vino al mundo como Julia.
Cuando le cuento esto ella se pone muy interesante y sobre todo alucina cuando le explico que yo cariñosamente la llamo Juliet, además de Niñota, por una canción que siempre me ha gustado mucho, por que eso de que tu nombre sea el de una canción, la verdad es que es muy bonico.



Con Mario fue diferente, tras la experiencia de las prisas por dar un nombre a nuestra primogénita que casi lo recibe a las puertas del paritorio, con él había una pequeña lista, Fabio, Fabián, Tiziano ( ese era mio y lo descarté por que por poco me liquidan) y Mauro. Fabián y Mauro eran los que estaban en posiciones adelantadas, pero el primero se descartó ante la posibilidad de que al chiquillo le dijeran faba ( en valenciano faba es haba y también se utiliza como insulto para decir que estás tonto y se dice "estás afabao") y Mauro se descartó porque era la abreviación de Mauritano y eso no me gustaba ya tanto,con lo cual apareció Mario, muy parecido pero diferente.
Mario no tiene canción y los segundos hijos tampoco están rodeados de tanta tontería como los primeros, que se benefician siempre de la novedad y la falta de experiencia, pero como yo sé que esta canción le gusta, aunque no sea "suya", ni nunca pensara en ella para ponerle su nombre.... pues se la dedico igualmente por que a mi me gusta mucho también.

viernes, 21 de enero de 2011

SIEMPRE EL MISMO DIA

¡¡¡ Maravilloso, extraordinario, emocionante, precioso!!!!. Sin duda uno de los mejores libros que he leído en mucho tiempo, bien escrito y con la chispa que te cuelga de él desde la página uno.
Una historia en apariencia simple, dos jóvenes que se conocen en la fiesta de final de carrera , se enrollan y pasan la noche juntos, todo ellos fruto de la emoción del momento, la atracción sexual y del alcohol consumido...., pero lo que decía, apariencia simple, por que esa noche dará lugar a una amistad y esa amistad a una historia de amor que pone los pelos de punta, pese a ser los dos muy diferentes en todo.
Los capítulos del libro son cada uno de los aniversarios posteriores a esa noche "loca", los encuentros, los desencuentros, los problemas, los años sin hablarse ni verse, las parejas de cada uno, sus miedos, sus trabajos, sus sogas al cuello y bañando todo su amor, un amor que se cuela en sus vidas y que no los dejará nunca.
Puede parecer una historia romántica pero os aseguro que el romanticismo gratuito esta lejos, muy lejos de este libro. Es una historia como cualquier otra, como la tuya, la mia, la de mi vecino, pero la notas tan verdadera que conforme vas leyendo te quedas a vivir en el mundo de Emma y Dexter.
He leído hace unos días que hay una peli hecha sobre el libro, pero seguro que será una romanticona de esas americanas que nada tendrá que ver con lo escrito, de todas maneras esperaré a verla para opinar y mientras tanto os aconsejo leerlo por que os gustará, seguro .

Casi nunca pongo música cuando hablo de libros, pero esta canción creo que es perfecta, además de muy bonica y de paso escuchamos grupos nuevos.


Matiné Peor 4m

Buen fin de semana.

jueves, 20 de enero de 2011

YO

A todos nos gusta saber como nos ven los demás.
Así es como soy para Julia , eso sí , con faltas de ortografía y en valeciano.
Soy yo.

domingo, 16 de enero de 2011

TORMENTA DEL DESIERTO

Hoy hace 20 años que empezó la guerra del Golfo, de la batalla "Tormenta del desierto", no es que quiera conmemorar guerras ni nada por el estilo, todo lo contrario, esta batalla junto con otras miles lo único que son es la muestra del descerebro humano y de una antropofagia pura y dura, pero el que hoy hayan hablado de esta guerra y de sus 20 años de historia ha provocado en mi una suma nostálgica a la nostalgia que he acumulado este fin de semana.

Hace veinte años, a la tantas de la madrugada , estábamos Mª Ascen, Mª Consuelo y yo en el salón de nuestro piso de Albacete y frente a nuestro televisor heredado en blanco y negro viendo como Hermida daba paso al espectáculo de la guerra. Vuelvo a lo de antes, no es que tuviéramos mucho interés en ser testigos iniciales de una guerra televisada, sino que los exámenes de febrero andaban cerca y cualquier excusa para perder tiempo y no estudiar era totálmente lícita, incluyendo en eso unos borrones de los que salían bombillas de 25 watios ( en blanco y negro las imágenes por satélite son tan nítidas como ver debajo del agua y daba lo mismo que salieran tanques disparando que tostadoras en llamas).

Hace veinte o veintiún años empecé a ir por primera vez a Los Caños a tomar tercios a 50 pesetas y a fumar Ducados de 60 pesetas el paquete. Parece la prehistoria, pero yo lo sigo recordando muy cercano y ayer cuando entré a Los Caños y no olí a porro ni a cigarro me pareció entrar en otro mundo, un mundo desconocido, un mundo que no era el mío, aunque desde hace un tiempo los mundos de antes ya no son casi ninguno mío...y me dio nostalgia.
A Los Caños no empecé a ir con mis amigos de siempre, es más dudo que , excepto alguno, ninguno haya ido más de tres veces, iba con Josean, Juan Ignacio, Joaquín y Ramón a los que años después se unió Luis y como nos encantaba el rock y parte de ellos eran los disjoqueis oficiales de la radio y del Woody, pues ponían la música que querían donde se dejaban caer, fue un tiempo buenísimo, donde el rock se escuchaba por varios bares del pueblo y salías , bebías, bailabas y escuchabas música buenísma ( vamos, igual que ahora....y me río sin que se me vean los hierros, "pa dentro").

Este punteo es mi banda sonora de la Tormenta del Desierto y de Los Caños "porreros" .




(He puesto a Deep Purple con David Coverdale, uno de mis cantantes preferidos, y por que este concierto es uno de los grandes de la historia del Rock)

miércoles, 12 de enero de 2011

PATITO FEO



De pequeña me encantaba el cuento del Patito Feo. Luego vas creciendo y te das cuenta de que sí, es bonico, pero lleno de topicazos, y el encanto inicial se transforma en un conformismo parcial y de la historia lo que más acaba gustándome son las ilustraciones y esa cara de bondad lastimera del patito que me provoca darle miles de besos en su cabecica plumífera...¿de verdad los cisnes de pequeños parecen patos?, ¿Los patitos son feos?, yo los que he visto son amarillos y monísimos. De pequeña pensaba menos que ahora.

A mis hijos les encanta una serie Argentina que se llama Patito Feo, bueno, más que una serie es un culebrón con amores , desamores, líos y todos esos ingredientes que enganchan hasta el último capítulo. Mis hijos están enganchados a una serie en la que la protagonista en una chica con ortodoncia, gafas y raya en medio y trenzas a la que le dicen cariñosamente Pato ( que no se yo dónde coño está el cariño cuando te llaman Pato). A mi no me gusta que la vean por que está llena de los mismos topicazos del cuento pero con personas, lo cual la hace muy peligrosa. Me explico, Pato es "fea" pero lista y se enfrenta constantemente a una contrincante guapa y no muy lista. Todas están en un colegio de música junto con chicos y se subdividen en clases. Los feos, listos y buenos por un lado en el grupo de Las Populares y los guapos, triunfadores y sobraos pero poco listos en el grupo de Las Divinas....¿como se os ha quedado el cuerpo?, pues eso es la serie de más éxito para niños en nuestra tele después de Bob Esponja. Por supuesto a Patito al final, le quitan la ortodoncia y resulta que no es tan fea, y así por fin le gusta a su chico que es guapísimo y un poco gilipollas ( otro topicazo).

Esto viene por que yo soy un Patito Feo, desde hace meses llevo gafas y desde hace semanas ortodoncia ( la moda actual de los "ancianolescestes", vas al dentista, abres la boca y te colocan un encofrado de cuatro pisos, por supuesto a cambio de unos miles de euros), de lo que no estoy muy segura es de con 41 años cumplir alguno de los tópicos del cuento o de la serie y dentro de un tiempo convertirme en un precioso cisne con una sonrisa de estrella de Hollywood, entre otras cosas por que dudo que los cisnes tengan más de cuarenta años y por que también dudo que yo vaya a quedar como ninguna estrella.

La cuestión es que estoy bastante agobiada, me pongo delante de un espejo y ni me reconozco, por eso me tengo que reír un poco de mi, de mis hierros, mi boca, mi cara, aunque sea entre letras, por que al natural mi risa da un poco de escalofrío metálico..jajajajajajajajajaja.

jueves, 6 de enero de 2011

CADA UNO EN LO SUYO

El éxito es muy relativo, incluso esquivo, lo de ser bueno o malo no va con él, ni siquiera la calidad, pero no decae, se mantiene, unos salen y otros entran ( y en esto José Mota si que tiene razón). En la última semana han salido dos, con grandes diferencias en cuanto a su éxito o calidad, pero casi igual de importantes para los que nos gusta la música sin prejuicios tontos.

Parte de mi niñez....



http://www.elpais.com/articulo/cultura/Encontrado/muerto/Rusia/lider/Boney/M/elpepucul/20101230elpepucul_3/Tes


Y el autor de una de las grandísimas...



http://quemovida.excite.es/gerry-rafferty-fallece-a-los-63-anos-de-edad-N17087.html

lunes, 3 de enero de 2011

EL TIEMPO ENTRE COSTURAS

Esta novela es uno de los últimos exitazos de la literatura castellana. Creo que es la primera de la autora, María Dueñas, con lo cual el mérito es mayor.

La protagonista mezcla su vida, durante la Guerra Civil y los años anteriores y posteriores, con personajes reales que protagonizaron los acontecimiento de aquellos días tanto en África como en España. La documentación histórica es uno de los éxitos del libro, seguro, por que está cuidada y es bastante diplomática a la hora de contar la crueldad que se vivió en esa época y sobre los cabrones que nos gobernaban a los Españoles.
Personalmente me ha gustado pero no tanto como para considerarla una de las mejores de los últimos años.
Es entretenida, en algunos casos emocionante, larga, muy larga, y la mayor virtud, para mi gusto, es la capacidad descriptiva de los lugares que tiene la autora, vamos que mientras he leído el libro me he estado paseando por Tetuán tan plácidamente oliendo a especias.
Lo que menos me ha gustado es que en algunas ocasiones es demasiado exagerada sobre todo con el oficio de la protagonista, que es costurera y más que una modista parece una máquina de coser a diez bandas del siglo XXII...una barbaridad, y lo digo por que, modestamente, sé coser, y es imposible llevar a cabo algunas cosas de las que hace, pero bueno, supongo que es parte de la carga dramática.

Puede ser un buen regalo de Reyes y un pequeño alivio para las largas noches de invierno.

domingo, 2 de enero de 2011

LIBRE DE MALOS HUMOS


Cuando era pequeña mi madre me llevaba a la consulta de D. Manuel Anel cada vez que me ponía mala. Estaba en la Plaza , al lado de la Iglesia de la Asunción y lo único que recuerdo de ella es que se entraba por una puerta con una gran cristalera hacia la sala de espera y que dentro, ya en la consulta del médico, olía a tabaco. En los 70 los médicos , mientras meditaban el tratamiento a poner a sus enfermos se encendían parsimoniosa y yo diría que hasta ceremoniosamente un cigarro, independientemente de que el diagnóstico fuera un resfriado, una urticaria o un enfisema pulmonar.

En octavo de EGB, Don Josean nos ponía a hacer los deberes de Ciencias y Mates ,y con muy mala leche nos pedía silencio. El se retiraba a su mesa y encendía un cigarro que fumaba hinchando mucho los carrillos antes de dejar salir el humo por la boca, su mirada se perdía en el patio del colegio , frente a la obra de la ampliación de "La Granja", daba igual que a su alrededor hubiera casi treinta niños de trece años.

En casa, desde que tuve uso de razón hasta el año 86 u 87, mi padre se encendía su Ducados, en el baño, en la mesa antes de comer, después de comer, viendo la tele, al levantarse, antes de acostarse, y así hasta completar tres paquetes cada día.

En el año 90 empecé a fumar, un juego tonto mezclado con cerveza y con el olor a Ducados que formaba parte de mi nariz desde que nací. La lengua como una suela de zapato, toses con esputos verdes, ropas y pelo maloliente, dedos amarillentos y un aire de rockera de voz quebrada pero sin cantar. Siete años después me di cuenta de que el Rock y la cerveza sabían mejor sin que mi garganta fuera un callo.

Hace cinco años, empezamos a darnos cuenta de que la comida de los restaurantes tenía un aroma y un sabor especial, el vino sacaba más matices y las paredes eran blancas, verdes, malva....y no solo amarillentas.

Tras 41 años rodeada de tabaco con o sin consentimiento, hoy por fin ha llegado el día en el que no voy a tener que soportar el humo de otro cigarro, en estos años no solo he descubierto en primera persona que el tabaco mata a lo bestia, sino otras vertientes menos dramáticas pero también negativas.
Quien quiera seguir fumando que lo haga, pero donde no moleste a nadie. Fumar no es como tomarse una copa, uno bebe y bebe solo él y allá con lo que bebe, pero si alguien fuma su humo se extiende a todo el que tiene cerca, molestando.....y ya está bien!!!!.
Hoy es el día en el que algunos malos humos se quedarán , por fin, en la calle.