domingo, 19 de febrero de 2017

LA IMPORTANCIA DE ESTUDIAR EN UN SITIO CON HISTORIA (CENTENARIO DEL IES RIBALTA DE CASTELLON)

Soy una defensora y en algunos casos he llegado a ser activista de la enseñanza pública porque creo, estoy convencida, de que una sociedad puede ser mejor si la educación llega a todos y de manera gratuita y sobre todo con calidad, como ha ocurrido en España durante muchos años, pero que nuestros políticos fueron olvidando poco a poco cuando se dieron cuenta de que con la enseñanza también se podía ganar dinero. Esto no significa que esté contra la enseñanza privada solo que pienso que si la enseñanza pública es para todos el que no la quiera que se pague la suya con su dinero , no también con el mío.

Mis hijos han ido a la escuela pública, al Colegio Herrero y ahora van a un instituto público, el IES Ribalta y no puedo estar más contenta con su educación, pese a que los tres últimos años en el Herrero fueron complicados por los recortes y por un equipo directivo que no ponía las cosas fáciles.

Pero hoy quiero hablar del Ribalta y no centrándome en su sistema de educación que considero muy bueno, ni en todas las posibilidades que ofrecen al alumnado, sobre todo al que tiene inquietudes, para que complementen la educación obligatoria con actividades que los hacen crecer como personas, hoy me voy a centrar en el instituto como lugar de cultura de Castellón.

Cuando vine por primera vez a Castellón y paseé por el centro me quedé prendada de dos edificios, uno era la oficina de Correos y otro el Ribalta. Pregunté que  qué era aquel edificio tan grande y majestuoso y me dijeron que un instituto, aluciné, porque mi concepción de instituto era la de mi Cristóbal Lozano de Hellín, un edificio hecho por fases que tenía como única cosa vistosa ,y tiene, la vegetación que lo rodea,  nada que ver con aquel imponente edificio.

El edificio del Ribalta fue construido por el arquitecto castellonense Francisco Tomás Traver con un estilo Renacentista Español y  un aire muy parecido al de  la Universidad de Barcelona, donde estudió arquitectura y que probablemente le sirvió de inspiración .Tiene unas dimensiones importantes que seguro que superan la de la mayoría de los institutos que se construyeron en esa época en las provincias pequeñas, pues ocupa toda una manzana de la ciudad.

foto de internet

Este año se celebra el centenario de su puesta en funcionamiento  (1917)  y lo más importante es que el Ribalta no sólo ha sido instituto a lo largo de su historia además ha sido Escuela Normal, Escuela de Maestría,  Instituto Femenino, Biblioteca Pública y sitio de audiciones de la Sociedad Filarmónica, es decir, el principal centro docente y sobre todo centro cultural de Castellón y de toda la provincia.

El edificio no solo es imponente por fuera, cuando entré la primera vez me quedé alucinada con el vestíbulo y la escalinata central llenos ambos de columnas de mármol que muestran la riqueza y la importancia de la construcción. Entrar en el salón de actos es como haber pasado por una máquina del tiempo y volver al principio del siglo XX, pinturas con alegorías a las asignaturas que se impartían en el centro, lámparas Art déco, sillones tapizados en terciopelo rojo, filigranas de escayola,  me quedé tan pasmada cuando lo vi la primera vez que pese a estar prohibido el uso del móvil en el centro lo saqué a escondidas para hacer unas fotos.
foto de internet






Durante un tiempo, en la Guerra Civil , el Ribalta fue Hospital Militar y en sus entrañas se conserva un refugio . Esto es tan interesante que os dejo este enlace en el cual se visita el citado refugio: VIDEO DEL REFUGIO

Si todo esto no fuera suficiente el Ribalta tiene un Museo de Historia Natural y otro de Física y Química que podrían ser la envidia de grandes museos y cuyos tesoros se conservan gracias  al mantenimiento del profesorado.

En estos días la Fundación Dávalos Fletcher de Castellón ha patrocinado la exposición del centenario y se ha podido disfrutar en ella de toda la importante historia con la cultura de  Castellón que ha tenido este centro. Hoy es el último día, aún estáis a tiempo.


Una de las cosas que más me han gustado de la exposición ha sido la foto dedicada por Ramón y Cajal en 1922 , no por la foto sino por la genial dedicatoria que os invito a leer detenidamente :





Les digo a mis hijos muchas veces que a lo mejor no se dan cuenta porque van todos los días, pero que tiene muchísima suerte de estudiar donde estudian, no solo por la calidad de su enseñanza  sino por la cantidad de historia que los rodea y de la que ellos participan día a día haciéndola más grande.

¡Gracias IES Ribalta.!!, Gràcies IES Ribalta!

domingo, 12 de febrero de 2017

CONCIERTO DE EL DROGAS EN LA SALA OPAL DE CASTELLON ( 11-2-2017)

Para mi El Drogas es Barricada, con solo escuchar su nombre en mi cabeza aparece la imagen de él en medio del escenario, con el torso desnudo,  la melena larga por la cara y sujetando el bajo de manera peculiar, por eso anoche cuando hizo su aparición vestido con traje de cuadros escoceses y sombrero de copa me costó un poco identificarlo con El Drogas que yo tenía en mi memoria, y todo ello pese a haberlo visto en televisión o en vídeos,  pero hay cosas que me chocan y la nueva versión de este hombre es una que no puedo relacionar con la anterior.


Mi interés por el concierto era escuchar canciones de Barricada ya que he intentado muchas veces escuchar a Txarrena, el grupo que El Drogas ya montó hace más de 20 años y que compaginó con Barricada , pero me ha resultado siempre imposible,  las letras con tanta protesta, tanto desencanto con este país y con el mundo en general me llegan a producir una negatividad que no la quiero mientras escucho música.


Está claro que las señas de identidad de estos grupos y de casi todos los grupos de rock vasco y navarro, ha sido el desencanto y la rebeldía contra el sistema ( que una a veces piensa ¿qué sistema?) pero para mí llega un momento que cuando llevo tres o cuatro canciones oyendo- que les corten la cabeza, puta sociedad , malditos políticos bastardos y vamos a quemar hasta al apuntador- se me quitan las ganas de seguirlos escuchando o más bien como diría Woody Allen "me entran ganas de invadir Polonia", vamos que no me gusta nada. Y eso me pasó anoche, salvo unas excepciones que me gustaron y que ahora contaré.

En lo que respecta a la cuestión técnica, la música, la voz, la puesta en escena, el concierto era bueno. Hubo unos pequeños problemas con un micrófono pero no era culpa del grupo con lo cual no les puedo achacar a ellos ese fallo. El Drogas sigue cantando con su peculiar estilo y lo hace bien, ya no toca el bajo, sólo la guitarra en un par de canciones, y todas las interpreta con todo tipo de gestos , vamos , hace una perfomance en toda regla de cada tema, incluso baja a cantar con el público, siempre es de agradecer ese contacto cercano. Hablando del público, ninguna queja pudieron tener los artistas, la sala estaba llena, el público se fue animando poco a poco hasta que terminó de lo más exaltado en las últimas canciones, me imagino que fruto de las cervezas, que no se vendían caras, y de las ganas de volver a saltar como en los viejos tiempos con No hay Tregua o Balas Blancas.



El concierto duró más dos horas y media , a lo Bruce Springsteen y el setlits tuvo unas 30 canciones, no puede apuntar todas porque hubo un momento que entre tanto empujón no podía escribir en el móvil, si una se pone en las primeras filas es con todas las consecuencias.

El Drogas empezó con una canción de Txarrena ,Algunas Cosas por Terminar, pero la segunda fue Barrio Conflictivo de Barricada y esa sí que metió al público de lleno en el concierto. Siguieron más clásicos de Txarrena, Así, El Charco, Azulejo Frío y a la quinta canción escuché los primeros acordes y los golpes en la batería de una de mis canciones preferidas, Animal Caliente de Barricada y me dio un vuelco el corazón. Necesitaría un post entero para decir lo que esta canción es para mí, y no descarto contarlo algún día por lo que ahora resumo que es un tema que me pone los pelos de punta, me recuerda cosas muy buenas y que esconde detrás de su letra una historia muy diferente a lo que puede parecer, una canción de amor. Solo por oir esa canción de nuevo en directo cantada por su autor ya mereció la pena ir al concierto.
Para mi Barricada es esto, me encanta ( va por ti Jesuto!):



Después de esta quedaban todavía 25 canciones, muchas de Txarrena pero el final fue un enlace más seguido de clásicos de Barricada que la gente coreó casi en solitario pues El Drogas daba la entrada y el público las cantábamos por completo, La hora del Carnaval, No Sé qué Hacer Contigo, Balas Blancas, Deja que Esto no Acabe Nunca, No hay Tregua... toda una oda a un tiempo pasado que forma parte de la historia del rock en español.

Otra de las canciones que me gustó escuchar fue Frío, de Alarma el grupo de Manolo Tena. Los que me seguís sabéis que es otra de mis canciones preferidas y hace años Barricada empezó a tocarla en directo y más tarde Txarrena y El Drogas hicieron lo mismo pues saben que es un valor seguro en los conciertos. Frío sonó a mitad del concierto y qué gusto poder cantar esa canción y repasar esos sensacionales versos de Manolo Tena yo que soy una enamorada de la poesía hecha rock, una pasada, por eso también voy a poner la letra, no me puedo resistir:

El reloj de la suerte marca la profecía
Deseo, angustia, sangre y desamor
Mi vida llena y mi alma vacía
Yo soy el público y el único actor
Las olas rompen el castillo de arena
La ceremonia de la desolación
Soy un extraño en el paraíso
Soy el juguete de la desilusión

Grito los nombres pero nadie responde
Perdí el camino de vuelta al hogar
Sé que estoy yendo pero no sé hacia dónde
Busco el principio y sólo encuentro el final
Las olas rompen el castillo de arena
La ceremonia de la desolación
Soy un extraño en el paraíso
Soy el juguete de la desilusión
Estoy ardiendo y siento… frío… frío…

Termina el sueño, suena el disparo
Soy el delirio, soy la confusión
Soy sólo un verso que está equivocado
Mientras la muerte deja caer el telón
Las olas rompen el castillo de arena
La ceremonia de la desolación
Soy un extraño en el paraíso
Soy el juguete de la desilusión
Estoy ardiendo y siento… frío… frío…



El Drogas es un ser original, lo demuestra con cada gesto, en cada estrofa, y por supuesto lo demostró en el final. Tras la canción Otros Tragos el concierto terminó con una  en acústico tras la cual el hombre cogió un bombo que se colgó a la espalda y que iba tocando rítmicamente el batería , bajaron del escenario y se encaminaron hacia la calle como "El Flautista de Hamelín" pero con bombo y con la gente que quería tras ellos, y efectivamente salieron a la calle, a la puerta del local tocando y cantando, más original final imposible.

Nos quedamos con las ganas de Esta Noche No es Para Andar Por Esas Calles, pero bueno a otra vez será.

Otro concierto más, ahora a esperar el siguiente que deseo que sea pronto.