NASHVILLE ( Serie)


Nashville se presenta como un duelo de divas del Country, Rayna James , la cantante madura que quiere revivir su éxito del pasado, y Juliete Barnes la joven salida de un concurso de talentos que viene arrasando y quiere mostrar su valía más allá del éxito repentino.



Alrededor de ellas toda una maraña de personajes que se encargan de hacer de la serie un auténtico culebrón que dura 6 temporadas y cada una con más de 20 episodios. Con lo poco que veo la tele he tardado casi medio año en terminarla, pero si uno tiene paciencia Nashville va más allá y se puede disfrutar de buena música y descubrir mucho , pese a lo ficticio, de un sitio donde el Country es la vida de todos su habitantes y su entorno.
 A mi me ha gustado mucho, la trama sensibilera me enganchó, me identifiqué con Rayna en muchas cosas y lloré como tonta a final de Julio con el último episodio que fue el sumun del pastel y la tontería, pero es lo que tienen los culebrones, que ponen las hormonas y los sentimientos básicos a tope, ¡ea!, a veces soy muy primaria.  Pero no me voy a desviar del tema que quiero tratar y por lo que más me ha gustado es porque la música era el reclamo perfecto.

Empecé a verla por la atracción que tengo al Country, para mi sorpresa todos los actores son también cantantes e interpretan  las canciones y los hay que son verdaderamente buenos, eso es lo mejor de la serie, junto con mostrar que Nashville es sin lugar a dudas uno de los centros neurálgicos de esta música, que la ciudad y sus habitantes viven por y para el Country y si ya tenía ganas de ir antes de verla ahora más porque qué envidia me dan esos bares en los que hay música en directo todas las noches, con actuaciones de gente desconocida y de figuras consagradas que se dejan caer solo para sentir a al público cercano, eso es fantástico.

Dejando a un lado lo que es el culebrón y las relaciones personales de los personajes la serie desgrana todo el proceso creativo de los compositores de Country, la importancia de las letras, los sentimientos que dan ese aire melancólico a los temas, las imprescindibles guitarras y el whisky, mucho mucho whisky, no sé la de litros que habrán bebido a todas horas a la vez que trataban el tema del alcoholismo, ¡cómo no! si en realidad privan como en la serie debe haber tantas asociaciones de alcohólicos como bares.

También trata el tema de las compañías discográficas, los hilos que las mueven y como “compran y venden” cantantes y bandas, la estrecha relación en el Pop y el Rock y como se alimentan los unos de los otros para fabricar artistas y bombazos musicales.
Tal ha sido el éxito de la serie, bueno rectifico, de los actores cantantes de la serie, que hay en marcha desde hace un tiempo una gira que llena agotando entradas por donde va. 

La realidad es que el Country me engancha, si los escucho muy de seguido me cansa pero en un momento u otro vuelvo a él y hay artistas como Ryan Adams , Raskal Flats , Keith Urban o la grandísima Dolly Parton que me encantan, ahora tras ver la serie he añadido a Charles Estein y Clare Bowen , mi preferida, ¡qué voz!!!!





Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ALBARICOQUE "MONIQUÍ" DE TOBARRA

¿CHUPA DE CUERO O CHAQUETA PERFECTO?

2ª JORNADA DEL LEYENDAS DEL ROCK 2018

MATAR PARA DESPUÉS MATAR

QUINA VERGONYA!

DES-BLOQUEADA