IMANTADA


Mario entra como un exhalación en el despacho, lápiz en mano y me dice:
-¿Te puedes levantar un momento?- me pregunta a la misma velocidad con la que ha entrado- es que quiero ver una cosa.
-Estoy trabajando, ¿qué quieres? - le digo sin mirarlo.
-Tú levántate.
Con desgana me levanto y con sus revoluciones por las nubes, dice:
-ya está, quería ver por donde te llegaba el vestido...

Seguro que pensaréis que después de esto le pregunté que para qué quería saber esa tontería, pero....mis hijos son bastante originales y ya llega un momento en que casi todo, por raro que sea, lo tomo como natural.

Media hora más tarde...
-¿Puedes venir mamá?
-¿Dónde estás?.
-Estoy en la cocina.

La imagen tiene una relevancia increíble, nos fijamos en las fotos de las revistas, en cómo va vestido el vecino de al lado, en si está más gordo o más delgado este o aquel, nos hacemos fotos en los sitios más tontos del mundo con la única finalidad de que nos vean un puñado de desconocidos en una red social...., nos vestimos, maquillamos, peinamos casi en un 90% de las veces para resultar agradables al resto....la imagen es muy importante y con las nuevas técnicas no nos importa ni siquiera que nos caricaturicen, por que es otra forma de que nos vean los demás y de esta manera exista las más mínima posibilidad de que alguien se fije especialmente en nosotros....el ego, el puro ego nos dicta lo que hacer con la proyección física de nuestro ser.

No me gusta mucho hacerme fotos por que no me gusta como salgo, mis narices casi siempre son más protagonistas que yo, y no me gusta mucho eso, para qué engañarme, tampoco me he "pocoyonizado" ni ninguna tontería de esas que tanto se llevan por que no tengo facebook...y por que bastante hago el payaso sin querer como para hacerlo a sabiendas.....pero igual siento curiosidad por sabeR cómo me ve el resto, la gente que me rodea o los que no me rodean tanto, lo que decía, puro ego.

Entré en la cocina y allí estaba Mario, delante del frigo, con sus manos apretadas y sus músculos tensos fruto de su nervio inagotable.
-¿Te gusta?, eres un imán...
Miro el imán, miro a Mario...no se si reír o llorar....le doy un abrazo...
-Te he puesto arriba del todo, ¿te gusta?
-¡Pues claro que me gusta, y el vestido tiene la medida perfecta, igual que el que llevo puesto!!!.
Mario, sale de la cocina con una sonrisa , por supuesto nerviosa, y estirado como un palo....misión cumplida, debió pensar....y yo, que sigo sin saber si reír o llorar, me quedo con la sensación de que mi imagen es algo grande, ¡soy un imán colocado arriba del frigo!, en el mejor sitio y encima me ha hecho una persona que no tiene como principal don el trabajo, ha buscado un rato, ha pintado, recortado, tomado medidas, sólo para que yo fuera un imán....

Ahora cada vez que abro el frigo me miro y soy feliz, al menos ese momento, por que me gusta la imagen que mi hijo tiene de mi.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL ALBARICOQUE "MONIQUÍ" DE TOBARRA

CONCIERTO DE FM EN BARCELONA

Y HEMOS SUPERADO LAS 100.000 VISITAS!!!!!!

PLAYLIST NOVIEMBRE 2016 (CONCIERTO FM Y ROMEO´S DAUGHTER EN BARCELONA)

CONTRA LA VIOLENCIA MACHISTA, NO ME CALLO

LA ESTACION DE TRENES DE TOBARRA