TRAM (transporte metropolitano de Castellón)

Ayer se inauguró por todo lo alto el TRAM en Castellón. Se trata de una mezcla de autobús y trolebús que va tanto por catenaria como por carretera. En realidad el famoso TRAM existe en Castellón desde hace ya varios años en un corto trayecto hacia la universidad que ahora se ha ampliado hacia el Grao , es decir, la zona cercana al mar, pasando por todo el centro de la ciudad.



Este medio de transporte se nos ha vendido como algo necesario para el desarrollo y buen funcionamiento de Castellón y sobre todo como algo muy pero que muy ecológico por que es eléctrico, aunque la realidad sea que el TRAM no hace nada que antes no hiciera un autobús y que  la energía eléctrica que utiliza  no viene ni de un molino de viento ni de placas solares si no  de térmicas o nucleares que poco tienen de ecológicas , más bien todo lo contrario y lo peor es que para circular necesita una vía casi exclusiva que no permite la circulación de otros vehículos lo cual ha  hecho que todo el centro de la ciudad sea devastado para poder hacer el carril del TRAM.
Eso sí los políticos dicen que gracias al TRAM se han remodelado no sé cuantos kilómetros de bajos de la ciudad y se han acondicionado no sé cuantos aledaños pero omiten el coste supermillonario de esta obra y que cada TRAM vale 800.000 euros ( han comprado 6 o 7) osea, como tres o cuatro autobuses y que el centro que debería ser peatonal para poder pasear relajadamente  y comprar a partir de ahora va a ser un sitio en el que continuamente tendrás que estar mirando de reojo por si pasa el armatoste de TRAM.
Los comerciantes de la zona están muy contentos con el adelanto que proporciona este carísimo servicio público y por eso han cerrado una cantidad muy importante de comercios por donde pasa por que saben que calles estrechas y paso de maxiautobús son incompatibles con la gente y por tanto con sus posibles consumidores.



Un desastre.
No contentos con todas estas virtudes de nuestro nuevo medio de transporte hace unos meses el Tribunal de Justicia de la Comunidad anulaba uno de los tramos ya que este iba por en medio de nuestro parque Ribalta, que destrozaron hace años haciendo un carril del TRAM y que divide el parque en dos, pese a la oposición de toda la ciudad y ahora de la justicia, aunque el mal ya está hecho, para que os hagáis una idea de lo que digo es como si por en medio de el Retiro de Madrid pasara una línea de metro de las que no van bajo tierra o por en medio del parque Abelardo Sánchez de Albacete pasara una línea de autobús. Eso pretendían los grandes políticos de aquí. Ahora ese carril ya construído ha quedado dividiendo el parque pero como zona peatonal que ha salido a precio de oro.

Hoy ya es material esta costosa aberración que podemos juntar con nuestro maravilloso aeropuerto, ya en funcionamiento desde hace dos semanas y al que sólo ha llegado un helicóptero.

Pero esto es la comunidad Valenciana, ¿qué le vamos a hacer?...., pues para mi está claro VOTAR A GENTE QUE NO NOS SAQUEE MÁS.



Comentarios

  1. Otro desproppsito mas ¿y cuantos van?. A veces no sabemos en que mundo viven los politicos? ¿porque calles caminan? Deben de ser una especie que si nos gustaria que estuvienran en vias de extinción, pero no nos caera esa suerte.
    Abrazo y Felices Fiestas

    ResponderEliminar
  2. No paramos de sumar despropósitos,el problema es que ya han termindado la obra y ahora..¿qué será lo siguiente???? me da pánico.
    Hoy he utilizado el TRAM dos veces, entre otras cosas por que la línea de autobús que antes utilizaba ya no existe por esto. ¿La diferencia? pues ninguna, bueno sí, que esta opción nos ha costado 5 veces más que el autobús . Increíble.

    FELIZ NAVIDAD A LOS DOS!!

    y por supuesto un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA ESTACION DE TRENES DE TOBARRA

CONCIERTO DE FM EN BARCELONA

EL ALBARICOQUE "MONIQUÍ" DE TOBARRA

Y HEMOS SUPERADO LAS 100.000 VISITAS!!!!!!

PLAYLIST NOVIEMBRE 2016 (CONCIERTO FM Y ROMEO´S DAUGHTER EN BARCELONA)

CONTRA LA VIOLENCIA MACHISTA, NO ME CALLO