martes, 17 de noviembre de 2015

ROCK Y KALASHNIKOV

Me enteré de los atentados de París el sábado por la mañana, el viernes apagué pronto el móvil, como casi siempre, y no vi la tele, me apetecía más estar escuchando música o viendo vídeos de grupos que me gustan. Cuando el sábado me topé con el horror ni me fijé , ni presté atención a los sitios donde se habían producido las muertes, sabía que eran locales y lugares de ocio pero me quedé tan paralizada que no quise saber más. Sólo pensaba, nos puede tocar a cualquiera.

Cuando el domingo oí el nombre de Bataclan me sonaba tanto que no sabía a qué, pasando el día se encendió una luz en mi cabeza, Bataclan era un sitio de conciertos, un lugar del que había visto varios vídeos la noche del viernes escuchando música, escuchando rock. Pensar que habían matado a gente que disfrutaba de lo mismo que yo, que le gustaba ir a los conciertos a tomar una cerveza, a esta con  los amigos y sobre todo por la música me ha martirizando todos estos días y no por miedo, si no por ese azogue que deja la sin razón, por ese peso en el estómago que se pone cuando algo tan terrible pasa, cuando no te sientes protegido, por que podía haber sido yo una de esas personas un viernes cualquiera en un lugar cualquiera en el que toca un grupo, por que ni me quiero imaginar el horror  de todas esas personas al ver un Kalashnikov en vez de guitarras u oír bombas en vez de una batería, horrible...

Piensen lo que piensen algunos, nunca el rock ha esta unido a la violencia, todo lo contrario y ahora descubrimos que ni siquiera escuchando música o cenando estamos a salvo, ¿qué va a ser de nosotros?, ¿dónde están los que nos deben proteger?, ¿qué coño hacen para ello?.

No pongo música al post,  raro,  y sobre todo hablando de rock, pero quiero pensar y que pensemos por que desde hace tiempo nos enfrentamos a una etapa complicada y el silencio ayuda a aclarar ideas y ,con un poco de suerte, a que el odio no se instale en nosotros.

No hay comentarios: