viernes, 19 de mayo de 2017

Y EL GRUNGE DEFINITIVAMENTE MURIÓ

Nunca fui muy de Grunge aunque debo reconocer que caí rendida ante canciones de, sobre todo, Pearl Jam , Soundgarden y Nirvana. Nos juntábamos en los bares a beber cerveza y a bailar y raro era que no sonara alguno de los temas punteros en aquellos años, con lo cual al final llegaron a gustarme unos cuantos ,pero con el tiempo los fui dejando poco a poco , excepto a Soundgarden porque siempre me atrajo la voz espectacular de Chris Cornell, la oscuridad de las letras e incluso su sosez al interpretarlas, una sosez muy , muy sexi y le dediqué un post hace casi cuatro años con la canción YOU KNOW MY NAME que,  por cierto,  no era ni de Soundgarden ni de Audioslave.

Cuando ayer me enteré de la muerte de Cornell me sorprendió por su edad ,pero no me extrañó, el Grunge y la mayoría de sus intérpretes han estado siempre rodeados de un halo trágico,  no sé si porque el agua de Seattle tenía algo raro en aquella época o porque la apatía y desencanto que se reflejaban en las canciones hizo tanta mella en sus vidas que las destruyó para siempre, en algunos casos de manera fulminante y en otros poco a poco.

Aunque actualmente quedan activas algunas de aquellas bandas ya no tienen la repercusión de antaño, el inicio del milenio las fué diluyendo y  que la voz de Cornell se haya apagado para siempre creo que tendrá un efecto irreversible sobre la nostalgia de los años 90 y del Rock americano , nada será igual.

Esta mañana leía un artículo sobre esta repentina muerte y el periodista decía que había visto a Soundgarden en España como teloneros de Metallica en el Vicente Calderón en 1996 y no, una no es muy de acordarse de todos los detalles de tantos conciertos pero de ese me acuerdo perfectamente porque el sitio no me gustó, era desapacible, en obras y lleno de vallas y no era el centro de Madrid, era La Peineta, es la única vez que yo vi en directo a Soundgarden , aunque lo que más me impactó de aquel concierto fueron los pelos cortos de Metallica que arrastraban un cambio de estilo que no me gustó y sin vuelta a atrás.

La música siempre queda, los recuerdos también,  las personas no y el Grunge será aquel estilo musical que nos hizo bailar cabizbajos con camisas de cuadros en un pasado que yo ya no veo tan cercano.




No hay comentarios: