SE VE QUE EL MUNDO ESTA LLENO DE IMELDAS

Imelda Marcos fue la mujer de Ferdinand Marcos, presidente de Filipinas en los años ochenta que dejó al país con lo puesto, ya que se encargó durante años de engordar unas cuentas en Suiza a cambio de sangrar a sus propios ciudadanos.

En realidad casi nadie recordamos a Imelda por esto, la recordamos, por que cuando fueron a detenerla a ella y a su marido, en el palacio presidencial había más habitaciones dedicadas a contener zapatos que cuartos de baños tiene la Preysler en "Villa Meona", debe ser que a las Filipinas les gusta acumular.

El fenómeno Imelda que en un principio me resultó curioso, resulta que con el paso de los años he descubierto que está más extendido que menos, y no hablo de que a algunas mujeres les de por bajarse al chino de debajo de casa y cargar con gangas de 12 euros, sino que las hay que se gastan media paga en comprarse zapatos que valen más de 600...sí , no me he equivocado en el precio, hay zapatos que valen más de 600 €.

Ahora cuando le preguntan a algunas jóvenes por sus aficiones, ya no sólo están las de salir y tomar copas con los amigos, también se incluye el ir de tiendas y comprar zapatos.

Yo nunca he entendido muy bien esto, en realidad nunca me fijo en los zapatos de la gente, a no ser que me arrime a alguien que le huelen los pies a dos metros de distancia, nunca miro si los zapatos le van con la ropa o si son adecuados para la ocasión, es que ni me fijo, y no por nada especial o por que les tenga manía, sino por que no me ha dado por ahí y sobre todo por que siempre he considerado que los zapatos son para que los pies no sufran mucho al andar....¿o debería decir que consideraba?, por que para ser honesta llevo unos años que me he rendido a los zapatos de tacón de manera ocasional. Yo que siempre había sido de mocasines, deportivas y bailarinas, ahora me subo en ocho o nueve centímetros y me siento fenomenal, me encanta ver el mundo desde arriba y sobre todo que a muchos hombres les de reparo arrimarse a un 1,80 de altura ,a saber por qué tontería o por qué complejo de inferioridad en el que no tiene que ver la estatura....a mi me gusta verme con tacones y a quien no le guste que no me mire.




Y he pensado qué tal me quedarían unos Christian Louboutin para este verano, unos zapatos maravillosos en los que deben quedar de miedo unos pies maravillosos, con la pedicura perfecta y a nivel óptimo de hidratación




Pero la realidad me baja a tierra y mis pies llenos de callos, con el dedo gordo girado hacia arriba y el resto de dedos de martillo no se yo si merecerán tan espectacular y carísimo calzado, se tendrán que conformar con las sandalias más cómodas del mercado para uso diario y alguna pequeña concesión al maravilloso mundo del tacón pero acompañado de plantillas de silicona y deseando que tarde en llegar el otoño y los tenga que enfundar en algo cerrado donde los pobres, tan deformes, no ganan para rozaduras.....me muero de dolor sólo de pensarlo.


¿Tendría Imelda los pies bonitos o retorcidos como yo?

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL ALBARICOQUE "MONIQUÍ" DE TOBARRA

Y HEMOS SUPERADO LAS 100.000 VISITAS!!!!!!

PLAYLIST NOVIEMBRE 2016 (CONCIERTO FM Y ROMEO´S DAUGHTER EN BARCELONA)

CONTRA LA VIOLENCIA MACHISTA, NO ME CALLO

CONCIERTO DE FM EN BARCELONA

ROCK CRISTIANO 3ª PARTE. STRYPER Y CÍA.