martes, 10 de mayo de 2016

SABADO EN EL #2016sos48

Sólo estuve el sábado, con lo cual no puedo hablar de otro día. ¿Qué decir?, pues bastará con lo que me gustó y lo que no me gustó.


El SOS empieza el día  y los conciertos casi después de desayunar y se alarga hasta las tantas de la madrugada, horarios estupendos para los veintiañeros principiantes y los consumidores de anfetaminas , pero yo en particular me veo incapaz de estar 18 horas, aunque sea entrando y saliendo, en el mismo sitio si no es por obligación y ya no digamos tragarme 20 grupos de música de pelaje vario de una sentada, es exagerado. ¿Qué ocurre con esa extensión horaria y cantidad de actuaciones? pues que " el que mucho abarca , poco aprieta" y se pierde calidad por los cuatro costados. ¿Qué necesidad hay de que durante tres días actúen 100 grupos si nadie ve más de 10 o 12?????, ninguna, se prima la cantidad y no la calidad, lo he dicho mil veces. Eso le pasa al SOS y a casi todos los festivales y cada vez más, ya que intentan ser baratos o como mínimo asequibles y entonces la cagan.

¿Cómo intentan compensar los precios económicos , ofertas y que la mitad de las entradas las repartan gratis los organismos patrocinadores entre 5.000 amiguetes ? pues aquí viene lo que menos me gustó y que me dejó flipada después de mil años yendo a conciertos. Resulta que compré la entrada en una oferta que me rebajaba más de 10 euros y no cobraba gastos de gestión. Todo genial, hasta que descubro que mi entrada tiene trampa, si quiero salir del recinto y volver a entrar tengo que pagar 10 euros adicionales..¡QUÉ JETAS POR DIOS!!!!!!!!, ¿cómo voy a aguantar 15 horas dentro sin salir ???. Aún lo pienso y me cabreo. Nos tratan como ganao al que sacarle el dinero comos sea, una mierda sostenibilidad y arte, pura escusa. Por supuesto ni estuve 15 horas ni salí hasta que me fui a dormir, los 10 euros me los gasté en lo que yo elegí.
 Paro con lo que no me gusta que no hablo de lo principal, la música de la que también hubo luces y sombras.


Pese al flojo cartel había grupos a los que quería ver y sentía curiosidad por The Libertines de los que no soporto 3 canciones seguidas pero que son mencionados por los medios indies y no tan indies han hablado hasta la saciedad. En directo me parecieron curiosos y un grupo ideal para el FIB a las 5 de la madrugada, cuando los ingleses van tan borrachos que da igual que canten The Libertines que Falete . Los tuvieron que echar del escenario por que no se iban ni por equivocación, lamentable pagar por ver a un grupo de "notas" dando la nota.

Menos mal que los extraños cabeza de cartel en un festival indie, Amaral, estuvieron geniales, buen sonido, buena voz, buena escenografía, buena música,  vamos , fue como un teletransporte a un lugar en el que había unas personas en el escenario que respetan la música y a los que los escuchan. Salvaron la noche, al igual que Second que como murcianos de nacimiento se encontraron con su parroquia y disfrutaron y a mi me hicieron disfrutar mucho, nunca los había visto en directo, pese a que me encantan desde hace años. Me emocioné al escuchar una de mi canciones preferidas , Rincón Exquisto, sin duda si tengo ocasión los volveré a ver.


Triangulo de Amor Bizarro prometía y tengo entendido que lo hizo muy bien, pero no puede ver todo el concierto. También vi a Blonde Redhead, creo que si hubieran actuado en un sitio más pequeño hubiera resultado mejor, hay grupos que se pierden entre la multitud.

Mi resumen es que fue un sábado muy, muy flojo que empezó torcido por la mañana con el abandono del escenario por Kiko Veneno ya que no podía actuar decentemente por los ruidos del ensayo de Amaral en el escenario contiguo, grave error de organización y  que terminó medio decente con otras actuaciones.
¿Sigue atrayendo este festival a  mucha gente después de 8 ó 9 SOS?, yo creo que muchísima menos y como no espabilen se quedarán en nada.

Después de tanta letra pensaréis ¿ y por qué va esta mujer a un festival indie o pseudoindie si a ella le pone el rock? , pues por lo de siempre, la música en general y en particular para darme cuenta de que no estoy equivocada con que me guste el rock. ¿Volveré al SOS? probablemente, repito, Murcia bien vale un SOS.


No hay comentarios: