miércoles, 18 de junio de 2014

LA JUBILACION DE UN REY

Lejos de los cuentos de hadas, o incluso de las disputas ideológicas,  la ceremonia de esta tarde en la que el Rey ha firmado, bueno , mejor dicho, ha sancionado la Ley de Abdicación me ha parecido que era la mejor despedida que se le podía hacer a una persona de que jubila.

Protocolo, austeridad, relativa siempre en estos casos, sencillez e incluso la sobriedad han dado paso a un acto en el que el afecto ha primado sobre todas las cosas.

No le he visto en directo, lo he ido escuchando por la radio mientras iba en el coche , y los silencios rotos por los flases y los aplausos que se escuchaban a través de las ondas los notaba cargados de cariño.

Yo cuando me jubile también quiero que esté toda mi familia conmigo, mis amigos, incluso mis jefes o los que están por encima de mi en el Juzgado, quiero me den las gracias por mi trabajo y sobre todo que me hagan sentir que lo que he hecho ha servido para algo. El Rey Don Juan Carlos hoy ha debido sentir eso y mucho más, y lo ideal sería que todas las personas que se jubilan puedan disfrutar de ese momento, sin necesidad de ser Real, tener la posibilidad de decir adiós con dignidad y rodeados de afecto.

De todas las fotos que he visto, esta es la que más me ha gustado.


FOTO AGENCIA EFE


2 comentarios:

Desde mi Atalaya dijo...

Si, es cierto, todos deberiamos poder pasar ese momento. Un homenaje a tus años de dedicacion, a tu trabajo hecho,a tu trabajo cumplido.
Un beso

ALFARO dijo...

Lo malo es que no siempre hay agradecimiento, y mucho menos ahora que el trabajo es una mierda y el trabajador un medio esclavo.

Besos