TACONES LEJANOS

(Hoy Eva, me uno a ti)


Larrrgaaa temporada de muertes famosas. No se si os he contado alguna vez la afición que tiene mi madre a llamarme por teléfono para contarme exclusivamente las muertes que han ocurrido en Tobarra y alrededores. Yo que soy poco de cumplir y que miro la muerte con ojos de otro color, siempre le digo que no me interesa nada esa información y ella me responde muchas veces, como amenazante..." ya llegara el día en el que se empiece a morir la gente que conoces..." Al menos el de los famosos con lo que hemos crecido sí que parece que ya ha llegado...

Con siete u ocho años, y en los años setenta, y aunque fuera en blanco y negro y sólo una hora a la semana, nos alucinaban las series americanas. Mujeres guapísimas ( sin rulos en la cabeza ni mandil), hombre fuertotes y guapos que se atrevían con todo, casas maravillosas, coches irreales con teléfono...¡ que hubiera sido de mi sin esos ratos!, y ¿qué chiquilla a finales de los setenta no quería ser un Angel de Charlie?...

En nuestro grupo de amigas nunca hubo discusión sobre quien era quien..., bueno, a lo mejor algún enfado sin trascendencia, pero poco más. Mari Tere era Sabrina, por que era la más lista, la más valiente y sobre todo por que era el personaje que le gustaba a ella ...y ya ( no había quien le hiciera la contra). Marian era Kelly, por que era la más guapa y por que el sitio donde "rodábamos" nuestros capítulos era en el Huerto de Los Florindos, osea, en el huerto de sus abuelos, y si ella no era Kelly... no había set de rodaje. Y yo era Jill, por el simple hecho de que era la única rubia. El resto de las amigas se repartían los personajes de asesinos, ladrones, narcotraficantes...o simplemente pasaban de nosotras, y ya....
El día Angeles de Charlie, solía ser el sábado por la mañana, y lo primero que hacíamos al llegar al huerto era buscar el sitio donde ibamos a desarrollar la historia...y nuestras armas, que eran palos o piedras que encontrábamos por el suelo, y una vez uniformadas a ponernos en posición....¡la de veces que hemos hecho la pose de las siluetas en negro que salían en el episodio para dar continuación a la trama!, Marian enmedio apuntando con su pistola al frente y Mari Tere y yo a cada lado...¡cómo me lo estoy pasando recordando esto!.

Las chicas de Charlie llevaban unos vestido espectaculares, se ponían bañador y lucían unos cuerpos perfectos, ¡llevaban pantalones vaqueros!, nosotras no teníamos y aún pasarían un montón de años hasta que nos pusiéramos el primero...y sobre todo perseguían a los malos y daban patadas de kárate, con los pelos perfectos, el maquillaje inalterable...y ¡con tacones!!!!...destilaban sensualidad por cada fotograma...y nosotras queríamos ser igual de guapas y con esos taconazos, un rato los sábados por la mañana, aunque lleváramos falda escocesa y mocasines...( ...con el chandal y los tacones, arreglá pero informal... sabia Martirio)

Farrah Fawcett sólo salió en los primeros capítulos de la serie, pero su estilo, su belleza, su pelo rubio con la raya en medio ( ¡la de veces que he ido yo peinada como ella!) han hecho que durante un montón de años yo pensara que si quería ser guapa o al menos intentarlo tenía que parecerme a un Angel...y 62 años no son nada,...pero si es raro comprobar que tus ídolos de la tele son tan normales y tan frágiles como tú....( por favor Olivia Newton-John, dura muchos años....)

Comentarios

  1. Te aseguro que eres mucho más guapa que Jill Monroe; por otra parte nosotros llamábamos así a una de las vecinas de Alicante de los primos cuando venían casa de sus abuelos, porque iba siempre en monopatín y era rubia (¿os acordáis de que Farrah Fawcett usaba mucho este medio de transporte?)
    Al final no nos vimos
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Siempre mirándome con buenos ojos de primo!!!

    Siento no haber podido quedar contigo, el sueño se apoderó de mi...te debo un polo.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Bueno pez...¡¡¡Cómo me gustaba a mí lo del monopatín y qué mal se me daba!!!! El otro día ví la foto de Jill tras un salto sobre su tablita y se me saltaron dos lagrimones tamaño mejillón. Qué envidia de cuerpo, de naturalidad y de bellezón.
    Al, cuando contabas cómo jugabas es como si estuviera haciéndolo yo también. Realmente era una plaga: todas queríamos ser Ángeles de Charlie. Todas nos identificábamos con una. Y si,es cierto, Farrah no duró mucho pero dejó huella, la rubita siguiente (¿Chris?¿se llamaba así?) no era lo mismo.
    Bueno, y ya que lo tenemos tan currado cuando quieras pensamos una trama y jugamos a los Ángeles de Charlie por los pasillos del juzgado...¡¡¡sería fantástico cruzar el pasillo de decanato con las manos como pistolas y dándonos el relevo en las columnas!!!
    De misión secreta.
    Besos de Charlie
    eva

    ResponderEliminar
  4. ¡Yo ni me acordaba del monopatín!!!, pero me pone mucho eso de imaginarnos por los pasillos gigantescos del juzgado, de un sitio a otro en monopatín, jajaja,...me meo de la risa.

    Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

EL ALBARICOQUE "MONIQUÍ" DE TOBARRA

¿CHUPA DE CUERO O CHAQUETA PERFECTO?

LA ESTACION DE TRENES DE TOBARRA

CON LA TETA AL AIRE

LA SATIRA MAS FAMOSA DEL MUNDO

ODA AL "ABRELATAS" ( Un Martes y 13)